loading…


Crisis de transporte se agudiza en Mérida

Cerca de 80% de las unidades de transporte público con las que contaba la ciudad no están prestando servicio

Mérida.- Desde el mes de septiembre, la crisis del transporte público en el estado Mérida se ha agudizado. Hasta tres horas deben esperar los usuarios de las distintas líneas de transporte urbano y suburbano para poder abordar alguna unidad que los lleve a su destino, y no siempre la espera termina con éxito. Muchos usuarios deben optar por abordar camionetas particulares con tolva que trasladan hasta 30 personas sin ningún tipo de seguridad y cobrando hasta el doble del costo del pasaje.

Cerca de 80 % de las unidades de transporte público con las que contaba Mérida no están prestando servicio debido a la escasez de combustible, lubricantes para motores, cauchos, baterías y repuestos en general. Aunado a esto, muchas unidades que prestaban servicio en Mérida fueron trasladadas a otros estados del país donde la población estudiantil no es tan alta ni se cumple con el pasaje preferencial. En Mérida, hasta el pasado primero de octubre, los transportistas no cobraban pasaje ni a estudiantes ni a adultos mayores. A partir de entonces estos usuarios pagan la mitad del pasaje. Sobre esta situación dio declaraciones a El Universal el secretario de Reclamos del Sindicato de Transporte de Mérida, Yovanny Nieto.

Foto: María Fernanda Rodríguez

Trolebús y trolcable también desmejoran

Además del transporte público tradicional, en Mérida existe el servicio de trolebús y trolcable, pero abordar alguna de las unidades de estos sistemas de transporte es cada vez más difícil, además de que la mayoría de los usuarios necesitan utilizar también las rutas de transporte urbanas o suburbanas para poder llegar a sus destinos.

Simón Urbáez, habitante de El Arenal y usuario del trolcable, manifiesta que el servicio es cada vez más deficiente debido a las constantes fallas en el sistema eléctrico. “Muchas veces cuando se va la luz la planta no funciona y los trabajadores tienen que recurrir a trasladar las cabinas hasta las estaciones moviendo el motor manualmente”, señaló Urbáez, quien agregó que hace dos semanas hubo una explosión en una de las estaciones que llevó a los usuarios a desalojar el sitio y quedarse sin el servicio por todo un día.

La escasez de efectivo agrava el problema de rutas largas

Los habitantes de municipios aledaños a la ciudad de Mérida esperan hasta más de tres horas para poder abordar una unidad de transporte público que los lleve a la capital del estado. Jaqueline Villafañe vive en Escagüey, municipio Rangel del estado Mérida, y afirmó que desde el pasado mes de julio la situación del transporte ha empeorado progresivamente. “De 101 autobuses que tenía la Línea Cultura, que presta servicio para la localidad de Escagüey, solo están laborando 10 ó 12 unidades. Yo suelo estar entre 7 y 7:30 de la mañana en la parada y a veces son las 10 y aún no ha pasado ninguna unidad”.

Aunado a esta situación, Villafañe señaló que el pasaje debe pagarse en efectivo y cuesta 4.700 bolívares desde Escagüey hasta el Terminal de Mérida, desde donde aborda una ruta urbana para llegar a su lugar de trabajo. “Yo gasto 10.600 bolívares diarios en pasaje y puedo retirar por taquilla en el banco solo 10.000 bolívares. Es caótica la situación”.

Transportistas de distintas líneas prevén que la crisis llevará a la pronta paralización del servicio si no se encuentran soluciones, ya que las pocas unidades que continúan laborando desde hace un mes deben hacer hasta dos horas de cola en las estaciones de servicio para cargar combustible.

| Foto: María Fernanda Rodríguez

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo