loading…


Con “perreras oficiales” suplen falta de autobuses en el Tuy

Los usuarios se sienten discriminados. Aseguran que viajan incómodos y se bambolean de un lado a otro

La movilización en transporte público sigue siendo un problema para los habitantes de los Valles del Tuy, sobre todo en las horas pico cuando las paradas están abarrotadas de personas que buscan cualquier alternativa para volver a casa, tras su jornada laboral.

A la paralización de 80% de las unidades tradicionales por falta de repuestos e insumos, se suma el deterioro de los autobuses del Sistema Integral de Transporte Superficial (SITSSA), los cuales están accidentados, en su mayoría, y desde hace años permanecen aparcados en el estacionamiento de la estación del ferrocarril Charallave Norte, en espera de ser reparados. De un total de 90 autobuses conocidos como los “rojos”, solo 8 están operativos.

La situación ha obligado a los habitantes de esta subregión mirandina a caminar largos trechos, a utilizar los servicios de piratas, pese a sus elevados costos, o abordar unidades no convencionales que representan un riesgo para cualquier pasajero, ya que no cuentan con ningún tipo de seguridad.

Como alternativa también usan las llamadas “perreras”, que fueron asignadas para la zona hace quince días por el Gobierno nacional, a través del Ministerio de Transporte y la Gobernación del estado Miranda, y cuyo servicio es gratis, aunque sus conductores piden una colaboración.

Estos camiones cubren las diferentes rutas desde la estación Charallave Norte, principalmente para los municipios Independencia (Cartanal), Lander (Ocumare) y Paz Castillo, en los horarios cuando la muchedumbre colapsa los terminales.

Julio Aparicio abordó uno de estos vehículos el pasado viernes 04 de mayo. “El viaje fue incómodo porque los asientos son de latón; además que no todos pueden sentarse y quienes quedamos de pie, que somos la mayoría, nos bamboleamos de un lado a otro. Ya existe el reporte de una señora que se cayó”, dijo.

Los viajeros también se quejan por el tiempo que tardan estas “perreras” en llegar a las paradas, debido a la falta de operadores. “Los habitantes de Santa Lucía nos sentimos discriminados. Viajamos como los cochinos y el ganado. Así nos pagan, después de que este pueblo fue el que más votos le aportó a la revolución en las pasadas elecciones. Esto demuestra que todo es populismo y la gente que pase trabajo”, señaló Aparicio, quien reside en esta localidad.

El clamor de los habitantes de los Valles del Tuy, donde el déficit de autobuses oscila entre 3.000 y 4.000 unidades, solo en las rutas urbanas, es que el servicio del Sitssa sea reactivado en su totalidad y que el transporte público tradicional vuelva a estar operativo como en sus buenos tiempos.

Un cementerio de autobuses del Sittsa reposa en el estacionamiento de la estación del ferrocarril Charallave Norte. Foto: Cortesía

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo