loading…


Comer o resolver, el dilema de un desempleado en Venezuela

“O resuelves, o no comes”. El gran dilema de la mayoría de los venezolanos que se enfrentan a la dura crisis que se instaló en el país. A raíz de las dificultades, cada una de las posibilidades del ciudadano se han esfumado. El poder adquisitivo es historia y adquirir un buen empleo que se ajuste a la realidad, es casi una odisea.

Las políticas erradas de la revolución han volcado al venezolano a un colapso. La situación económica del país no está en muy buenas condiciones, y con los terribles aumentos que ha hecho el mandatario en los últimos meses, sin controlar la inflación, los venezolanos quedaron “igual o peor”. Pues algunas empresas y comercios decidieron cerrar sus puertas, pues la escasa producción no da para cancelar nomina.

Este problema, fue previamente vaticinado por los economistas, quienes aseguraron que otro aumento del 50% en el país solo traería consigo más inflación y desempleo. Y no se equivocaron.

Foto/LP-Carlos Garcia Rawlins

Luis Montero, gerente de Sodexo Venezuela, estima que actualmente el número de empleados del sector formal asciende a 4,3 millones de personas. Cifra alarmante ante los mas de 30 millones de habitantes del país. Lo que significa que solo una pequeña parte de la población tiene un empleo formal.

¿Qué hace el resto de los venezolanos? 

“Forman parte de lo que se denomina economía subterránea. Es la economía informal improductiva que se basa en los desechos no solo de comida, sino de ropa y de bienes y servicios. Es el resultado de la crisis que vive el país”, enfatizó Carlos Navarro, presidente de la central de trabajadores Así Venezuela.

Foto/EC

Las imposibilidades han generado no solo que los venezolanos se lancen a las calles a vender caramelos en camionetas, ropa en la calle u otros objetos. Sino que además en el gremio de la informalidad también existen aquellas venezolanas que ofrecen servicios de limpieza; los llamados “bachaqueros” que sortean la crisis aprovechándose de la situación y vendiendo productos escasos. Y los delincuentes, que lamentablemente conocen la vía del atraco para subsistir.

Archivo

El fin de cada uno de ellos es adquirir dinero a través de un acto, y en medio de la crisis, cualquier acto termina siendo provechoso. “Se está produciendo un daño sicosocial muy grave en el país”, alertó Navarro. Quien al tiempo resaltó que cuando una persona que mantiene una familia tarda seis meses incluso hasta un año para conseguir empleo “se produce una fractura” tanto en la familia como en la sociedad. Pues la crisis venezolana lamentablemente no espera por oportunidades.

“Resolver, no queda de otra” 

“He metido currículum en todos lados y no están empleando. Lo que queda es trabajar por cuenta propia”, alegó una madre soltera.

La situación venezolana se empaña y con ella la de miles de venezolanos. Lamentablemente en el país que un día se consideró el de las mil y un oportunidades, hoy día es el sinónimo de la precariedad y tristeza. Pues mientras persistan las políticas erradas, no haya soluciones inmediatas para la crisis social, económica y política, el país mantendrá la precariedad y empeorará con el pasar de los días.

Comentarios

Comentarios

loading...
error: Maduro Chupalo